La Misiva Astérix

Redes sociales

Plaza de la aldea

Para los niños

Inicio >> Astérix de A a Z >> Dossiers temáticos >> ¿De verdad son los Belgas los más valientes?

¿De verdad son los Belgas los más valientes?

En medio de "OOOh" y "AAAAh" de admiración de los visitantes que han tenido la suerte de descubrir en primicia mundial en Bruselas Le Monde Miroir de Astérix (El Mundo Espejo de Astérix), la primera exposición realizada a la (des)medida del más mítico de los galos, desvelando todas las facetas de su inmenso universo, una penosa cuestión resuena por los pasillos: entonces, ¿los belgas son verdaderamente los más valientes, o son los celtas?, ¡Dígalo de una vez, amigo!

Sin comentarios, ya que para nosotros resulta imposible, como galos, tomar parte en este debate, de por sí polémico, para juzgar en este espinoso asunto. Nos sumergimos en la lectura de los textos del único árbitro capacitado para dirimir la cuestión: ¡hemos nombrado a César en persona!

A mi izquierda, los Galos: guerreros sin miedo, seguros de la protección de los dioses, corren en desorden, con el torso desnudo, gritando, cantando, bailando salvajemente para atemorizar a su contrincante. ¡Igual que los célebres jugadores de rugby neozelandeses quienes no han inventado nada con su no menos famoso Haka! Y sí, para los Galos, cualquier cosa es buena si atemoriza y desmoraliza al adversario: ellos exhiben sus heridas y la sangre derramada, sitúan a los hombres más corpulentos y poderosos en primera línea de combate (he aquí la prueba de que César haya encontrado a Obélix durante el combate) y soplan con todas sus fuerzas sus carnyx para conseguir un estruendo ensordecedor (¡de ahí la importancia estratégica del bardo Asegurancetúrix!).


A mi derecha, los Belgas, término que César designaba a los antiguos moradores de la actual Bélgica, pero también el norte de Francia. Su técnica de asalto es temible: formando una masa compacta alrededor de las murallas de la ciudadela, lanzan piedras en gran cantidad para después, como una tortuga, ¡incendiar los diferentes puestos de guardia! Para César, su bravura está fuera de cualquier duda y lo achaca a la lejanía de sus territorios que los aísla de todo contacto con la civilización romana, rápida en ablandar los corazones, y también a un entrenamiento permanente para afrontar sus luchas constantes con sus vecinos Germanos…
Conclusión de César, encargado de mediar entre Galos furibundos y Belgas "crueles": "¡Los más valientes, no lo sé! ¡¡¡ Lo que puedo deciros es que estáis tan locos los unos como los otros!!!".

Valid XHTML 1.0 Transitional